¿Marginales o competitivos?

Porlullabri

¿Marginales o competitivos?

En Andalucía y en Granada el almendro se ha cultivado tradicionalmente en tierras marginales, donde no se daban otros cultivos debido a las características de suelo y clima, con unas producciones muy bajas. A pesar de ello la superficie de almendro cultivada en España se ha incrementado considerablemente durante los últimos años. Un precio inusualmente elevado que llegó a alcanzar los 9 euros por kilo en el año 2015, y un incremento generalizado del consumo a nivel mundial, han provocado que el almendro se haya convertido en uno de los principales focos de atención del sector agrario.

De hecho últimamente se están poniendo nuevas plantaciones en zonas de regadío donde tradicionalmente no se daba este cultivo, como una alternativa de alta rentabilidad. En estos casos la elección de las variedades puede resultar clave para evitar los daños provocados por heladas.

Durante la campaña 2017 los precios se han estabilizado entre los 4 y 5 euros; este hecho ha ocasionado que surjan con fuerza dudas en el sector sobre la viabilidad futura de las plantaciones de almendro. La cuestión que se plantea es si podemos competir con otras zonas productoras de Estados Unidos cuyas producciones medias superan los 3.000 kilos por hectárea a un precio de 3 euros el kilo de grano, que es la media de los últimos 25 años.

El pistachero es otro de los cultivos que está suscitando interés entre los agricultores. De hecho en Castilla-La Mancha se está dando una importante expansión y ya cuenta con 7.000 hectáreas, casi la mitad de la superficie cultivada en España.

En la provincia de Granada se han puesto plantaciones de pistacho con resultados desiguales en las diferentes comarcas.